3103210263 - 3124808459 / gerencia@elcoachingalacarta.com
Menú
¿las creencias impulsan o limitan?

LAS CREENCIAS ¿IMPULSAN O LIMITAN?

1. ¿LAS CREENCIAS IMPULSAN O LIMITAN?

Las creencias son ideas o generalizaciones que hacemos o escuchamos acerca de nuestro entorno, sobre la base de nuestras experiencias. Son parte de nuestra programación personal (nuestro sistema operativo): las cosas que hemos aceptado sobre los otros, y los acontecimientos generales en nuestras vidas. Las creencias son evaluaciones y juicios que hacemos sobre nosotros mismos y los demás, y que determinan nuestra forma de ver el mundo que nos rodea, sentimientos y acciones. También determinan tener o no éxito en la vida.

El sistema de creencias se forma por la activación de cada uno de nuestros sentidos y el cerebro actúa como un filtro para la información que llega, y hace esto de una manera que es consistente con nuestras creencias y objetivos. Si tienes la creencia, basada en una experiencia particular sobre que eres malo haciendo presentaciones, inevitablemente lo harás mal porque el inconsciente es literal; el no entiende si lo que le estas diciendo es un pensamiento, una broma o un juego por lo tanto cuando piensas o dices que eres malo para tal o cual cosa estarás ordenando a tu inconsciente cómo actuar y esto continuará siendo una creencia limitante, hasta que el ciclo se rompa.

Reconocer que tienes creencias que te limitan y querer cambiar estas creencias es el inicio del cambio de conducta y de mejorar en gran manera tu calidad de vida. La buena noticia es que en la actualidad existen herramientas sencillas y eficaces para romper el ciclo. Echemos un vistazo sobre cómo las creencias limitantes tienen un importante impacto en nuestras vidas.

 

2. La voz en tu cabeza

¿Alguna vez te has escuchado a ti mismo teniendo una conversación en tu cabeza?

No sólo manifestamos nuestras limitaciones y falsas creencias, también a menudo oímos una voz destructiva en el interior de nuestra cabeza.

Imagina por un momento que te invitan a hacer una presentación. Y el resultado de tu diálogo interno de cómo esto podría resultar dice algo como esto:

“Yo no podría empezar correctamente…, Yo no soy tan bueno como los otros presentadores. Tal vez el público no estará interesado en lo que tengo que decir… Siempre me pongo nervioso… Y si me olvido del mensaje clave y hago el ridículo… Nunca seré capaz de presentar con facilidad. …. ¿Qué hago si mis palabras se atragantan? ¿Qué pasa si pierdo la fluidez? No soy experto en mi tema…”

Es fácil reconocer, las generalizaciones y la negatividad de este dialogo interno, y ​todas las posibilidades están siendo cerradas, simplemente por lo que te estás diciendo a ti mismo. Parece extraño, pero hacemos este tipo de cosas todo el tiempo en circunstancias diferentes, si bien no siempre se puede cambiar la situación externa, podemos cambiar nuestra respuesta interna a la misma.

Qué tal si ahora cambias tu diálogo interno, imagínate que vas a hacer la misma presentación. Puedes pensar algo como esto:

“Tengo una buena introducción y conozco el contenido… Tengo clara la estructura y el flujo de mi presentación… Me siento con los nervios normales antes de presentar… El mensaje clave está claro… La audiencia tiene interés en estos temas… Yo soy tan bueno como los demás presentadores…”

Alentarte a reconocer tu diálogo interno negativo y sustituirlo por un diálogo interno positivo es una gran manera de ayudarte a ti mismo.

En su libro “El optimismo aprendido”, el Dr. Martin Seligman dice que “Cambiar las cosas destructivas por más constructivas, cuando experimentas los reveses que da la vida es la competencia fundamental del optimismo”. El habla de tres diferentes dimensiones que le llama el estilo exploratorio de cada persona y esto es el dialogo con el que nos hablamos a nosotros mismos y se dio cuenta que existen personas optimistas y personas pesimistas.

¿Cómo darme cuenta si soy una persona optimista o pesimista? por las tres P´s

Permanencia: cuánto va a durar. El pesimista dirá esto tan bueno no dura tanto, el optimista dirá qué bien ya era hora de algo tan bueno.

Previsivo: El pesimista dirá ahora todo me empezará a salir mal, el optimista dirá ok hay otras cosas buenas por venir y estoy abierto a recibirlas.

Personalizar: El pesimista dirá siempre me pasa lo mismo por qué a mí, el optimista dirá hay factores externos que generan estos resultados, pero me dispongo a aprender de la situación.

¿Tú cómo te quieres ver?

¿Cómo quieres que te vean tus hijos?

¿Cómo te ven tus compañeros de equipo?

¿las creencias impulsan o limitan?

3. El rendimiento pasado versus el potencial futuro

Es fácil ver cómo nuestras experiencias del pasado influyen en nuestras creencias sobre nuestra propia actuación. Yo tengo mi propio ejemplo personal de esto.

Cuando niña me decían: cállate no sabes, no eres capaz, en la escuela tuve problemas para hablar frente a mis compañeros de la clase y desarrollé la creencia limitante de que yo era mala para hablar en público. Esto fue reforzado a través de mis sentimientos negativos acerca de todo lo que tuviera que ver con hablar a los demás. Mi comportamiento sirvió para reforzar mis creencias, evitaba cualquier tipo de trabajo donde tenía que exponerme ante los demás y por lo tanto, no pude crear oportunidades para mejorar mi propio rendimiento. Finalmente, desafié mis propios sentimientos, comencé a practicar en mi trabajo y ¿Sabes una cosa? Mis sentimientos y comportamientos cambiaron. Desde que decidí dedicarme al coaching, Hago talleres facilito procesos a personas y empresas con mucho éxito.

Este es un ejemplo de cómo el rendimiento pasado no es un indicador de potencial futuro.

Mi papel es el de ayudar al cliente a reconocer estas creencias limitantes. El uso de la escucha y las buenas preguntas que le ayuden a encontrar qué son creencias y que se pueden modificar.

4. Puntos clave de aprendizaje

  • Las creencias tienen un impacto en nuestras actitudes, sentimientos, pensamientos y comportamientos. pueden mejorarse cambiando las creencias limitantes interiores para su desempeño y permanecer sin juzgar.
  • Tienes que ser consciente de tus falsas creencias y limitaciones, y desafiarte a cambiarlas.
  • El diálogo es un factor clave que puede limitar nuestras creencias o nos puede ayudar a progresar.
  • ¿Quieres saber más y tener herramientas que te ayuden a modificar tus creencias limitantes y te ayuden a implantar nuevas empoderándote y lograr lo que deseas?
  • Pregúntanos por nuestro próximo encuentro en el que dejarás algunas de las creencias que te limitan y te llevarás las que te empoderan.

ARTÍCULOS RECOMENDADOS:

COMENTARIOS:

Deja Tu Comentario:

Participa y déjanos tu comentario, recuerda que tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Nuestra Empresa

Nuestro propósito es contribuir al desarrollo del individuo para que interiorice y tome sus propias decisiones mediante la facilitación de herramientas a fin de encontrar sus brechas y corregirlas de modo que pueda manejar sus emociones tanto en su parte personal.

Comunícate Con Nosotros

Bogotá, Colombiaa
Avda Ciudad de Quito # 65-47
3103210263 - 3124808459
gerencia@elcoachingalacarta.com
© 2015 Todos los derechos reservados, Desarrollado por TORUS